Al menos ocho especies de aves se han extinguido con toda probabilidad o con seguridad en los últimos años, según un estudio de la organización Birdlife International publicado en la revista especializada Biological Conservation.

De acuerdo con la investigación, desde el año 1500 han desaparecido unas 187 especies de pájaros en todo el mundo debido, entre otros, a la introducción de especies extranjeras, la caza, así como la deforestación. Se cree que la fecha de extinción de las ocho especies se sitúa entre 1944, cuando despareció la avefría javanesa, y 2011, cuando lo hizo el Ticotico de Alagoas. Cinco de las ocho especies proceden de Sudamérica, donde las selvas tropicales se han reducido notablemente.

Adiós al guacamayo de la película Río

Entre las especies extintas destaca el guacamayo de Spix, un ave de la familia de los loros que sólo existía en Brasil y que se hizo famosa por la película de animación Río, que trata precisamente sobre los últimos pájaros de esta especie. Algunos ejemplares, que tienen un plumaje azul, todavía viven en cautiverio. La última vez que la organización observó un guacamayo de Spix en libertad fue a finales del año 2000.

Una de las especies que probablemente esté extinguida por completo según los expertos es el ticotico críptico, que sólo existía en dos selvas tropicales en el noreste de Brasil. Después de que estas zonas fueran taladas para crear plantaciones de azúcar de caña y pastos, los últimos pájaros desaparecieron, según Birdlife, y no se han vuelto a observar desde hace 11 años.

También se considera extinguido con toda probabilidad un pequeño búho de Brasil. Desde 2002 no hay rastro del mochuelo pernambucano, señala el estudio. Este ave de apenas 15 centímetros se alimentaba de insectos y sólo fue visto en pocas ocasiones en una pequeña zona del estado de Pernambuco. Los expertos creen que la caza y la deforestación provocaron su extinción.

Deforestación, caza y agricultura entre las principales causas

“Nuestro análisis muestra que las extinciones continúan y se están acelerando. Históricamente, el 90% de las extinciones de aves han sido poblaciones pequeñas en islas remotas. Nuestra evidencia muestra que ahora hay una creciente ola de extinciones en el continente impulsada por la pérdida de hábitat causada por la agricultura insostenible, el drenaje y la tala”, le dijo al diario inglés The Guardian Stuart Butchart, jefe científico de BirLife International.

“Desde un punto de vista histórico, el 90% de todas las especies de aves extinguidas (desde 1500) eran pequeñas poblaciones en islas apartadas”, aseguró Butchart. Para hacer su análisis, esta organización evaluó especies consideradas en peligro crítico en la lista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. De las ocho especies que reclasificaron como extintas, cuatro se encuentran en “peligro crítico (posiblemente extintas)”.

Solo una especie resultó menos amenazada de lo que se pensaba: el carricero de Moorea (Acrocephalus longirostris), endémico de la isla de Moorea, en la Polinesia Francesa. En este caso la recomendación fue eliminar la clasificación de “posiblemente extinta”. Aunque la tala indiscriminada, especialmente en Brasil, ha sido uno de los principales culpables de la desaparición de estas especies, el 46% del total de extinciones que se han dado en el mundo se deben a la introducción de especies exóticas. Otro 26% tiene origen en la caza.

Otras especies extintas: El ticotico críptico (Cichlocolaptes mazarbarnetti), endémica de Brasil, el Ticotico de Alagoas (Philydor novaesi), también de Brasil; y el po’o-uli  (Melamprosops phaeosoma), endémica de Hawaii. También está el mochuelo pernambucano (Glaucidium mooreorum), endémica del estado de Pernambuco (Brasil) y el guacamayo glauco (anodorhynchus glaucus), que habitaba en Argentina, Brasil Uruguay y Paraguay.

Fuente: https://vanguardia.com.mx, https://www.elespectador.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here